THE ASGARD PROJECT

 

El proyecto Asgard

El proyecto Asgard

Aquí me llega la portada del DVD de la película the Asgard project que se estrena en Kendal, Inglaterra, donde estaremos para ver el festival de cine de montaña más importante del mundo. Es una película filmada en alta definición que trata de las aventuras que hemos vivido parte del equipo de Berghaus, especialmente Leo Houlding y yo. Son las vivencias de un año en una serie de viajes, primero viajes de entrenamiento en Riglos, Brento y Yosemite que resultaron tan complicados como una expedición en sí misma por lo complicado de la grabación y por la actividad concreta. Hay que tener en cuenta que siempre que incorporas el salto Base de por medio, más una grabación que pretende ser profesional, toda la parafernalia de la escalada habitual cambia por completo y se hace necesaria una organización especial. Hasta el punto que podría definir este tipo de escaladas como otra forma de ver y entender la escalada.

El último y definitivo viaje sería a la isla de Baffin en Canadá, dentro del círculo polar para aterrizar desde un avión DC3, escalar y saltar Base una de las montañas más bonitas de la tierra el monte Asgard o lo que es lo mismo la casa de los dioses.

En los próximos blog voy a ir añadiendo los enlaces de los trailers de cada uno de los viajes. Hay va el primero de todos a principios de año en Riglos. Que lo disfrutéis!

http://www.youtube.com/watch?v=XJLGpMgaj_M

Anidando sueños

Quiero empezar este blog con una frase de Maurice Herzog que siempre me ha marcado por lo bien que describe el acercamiento de los escaladores a la montaña. Es el final del libro de “Anapurna primer ochomil”, la primera montaña de ochomil metros que alcanzaron los franceses en una vieja lucha por los países más desarrollados en mostrar su supremacía a través de la aventura. Llegar a las cimas de las montañas más altas del planeta representaba estar en la brecha de la aventura y por ende en la cúspide del mundo. Años antes Hitler quiso demostrar lo mismo con la supremacía aria tratando de escalar el Eiger en los Alpes y el Nanga Parbat en el Himalaya pero esto es otra historia para otro día. La frase la escribió Maurice en 1952 a su vuelta de la expedición en el hospital y sin dedos de las manos pues se lo habían ampuntado todos debido a las congelaciones. Los alpinistas como siempre no buscaban el interés de los políticos aunque posteriormente Maurice se haría ministro de deportes. Su frase dice así:

” Inmóvil en la camilla, meditaba en nuestra aventura que estaba a punto de acabar y en nuestra inesperada victoria. Se habla siempre del ideal como de una meta a la que se tiende sin alcanzarla jamás. Para cada uno de nosotros el Annapurna representa un ideal hecho realidad. Para nosotros la montaña ha sido siempre un campo de acción natural, donde, en la frontera entre la vida y la muerte, encontrábamos esa libertad que andábamos buscando a tientas y que necesitábamos como el pan. Las montañas nos han obsequiado con su belleza, y nosotros las hemos amado con la ingenuidad propia de un niño y reverenciado con la veneración que un monje siente por lo divino. Ese Annapurna, al que nos habíamos dirigido con las manos vacías, es un tesoro del que habremos de vivir el resto de nuestros días. Conscientes de esto, volvemos una página de nuestra existencia: una nueva vida comienza. En la vida de los hombres hay otros Annapurnas”.

 

Carlos Suárez

Carlos Suárez en Elbastein en Alemania del este.

© Ediciones Desnivel SL., Calle San Victorino,8 28025 Madrid - Tfno. 913 602 242 - E-mail: edicionesdesnivel@desnivel.es
© Librería Desnivel, Pza. Matute 6 28012 Madrid - Tfno. 913 904 290. Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com.