por

Beto, 8a en solo

Estos días me he encontrado con una mezcla de melancolía, gratitud y orgullo. Alberto Rocasolano ha repetido la clásica ruta de 8a en Patones sin cuerda. Aquella ruta que hicieran Carlos Ruiz “Snoopy” y Txavo Vales en una época en la que el octavo grado parecía un territorio de supermachacas. A mi se me ocurrió hacerla sin cuerda simplemente por una continuidad en mi forma de entender la escalada. Hice varios 7b, y 7c en la misma zona y Posible Missión era el reto consecuente. Entonces me pareció que bien parecía un solo en el que no era necesario poner ningún tipo de colchoneta, cosa que también le ha parecido a Beto veinte años después y eso que hay grandes Crash pads de buena calidad. Lo que quiere decir que unos 15 metros es altura suficiente para no dudar y plantearse la misma situación que desde más altura. La exigencia de Posible es bastante alta, sobre bidedos y monodedos todo el tiempo. Y todo es relativo, hay zonas en la vía relativamente altas en las que el cuerpo se te pone totalmente horizontal y te quedas literalmente mirando al suelo dándole un toque verdaderamente emocionante. En otras vías más altas esto no ocurre y le da un halo más tranquilizador por así decir…

Otra de las cosas que me han parecido muy curiosas es la siempre y constante compañía de las críticas disfrazadas por el debate ético de si se deben o no publicar estas actividades. Beto a vuelto a despertar envidias como a mi me ocurrió en su día, independientemente de que tengan razón,  o no, esto me recuerda, a la frase que en su día me marcó; “La crítica es producto de la envidia, debería ser diferente: los consejos se piden con una pregunta, no con una crítica”.

Yo tengo mi opinión al respecto. Y aquí la dejo para críticas y no para envidias. Siempre pienso que el que parece tonto puede ser más listo de lo que imaginamos, y te puede dar una sorpresa, por lo tanto la información que se da siempre es buena para transmitir realidades que existen como escalar sin cuerda o asumir riesgos extremos. Pensar que la información de este tipo de cosas puede influir para mal es hacer de menos a la gente y a su inteligencia. Como dijo en su día el escalador solitario John Bachar, “tu no vas al circo y luego llegas a tu casa y te metes un cuchillo en la boca”. La escalada y el alpinismo siempre ha sido una conquista por el riesgo y por lograr sensaciones que vienen a través de ese mismo riesgo. Los alpinistas crecemos y aprendemos a través del riesgo. Yo aprendí leyendo de nuestros maestros griegos, Bonatti y Messner como afrontar o intentar afrontar muchos de estos riesgos sin pasarse, que esta es la verdadera clave del juego o algo más, nuestra forma de vida.

Hay publicaciones de escaladas que enmascaran e invitan a riesgos mucho más bestias por mucha cuerda que aparezca en las fotos. La escalada sin cuerda puede ser que muestre con toda crudeza parte de un desarrollo de las actividades en montaña pero tampoco creo que tenga falta de gusto como las fotos de atentados o guerras, etc,.. donde se ve quizás demasiada sangre, pero es un tema diferente… y complejo.

La libertad que da esa sensación de escalar sin cuerda por unos instantes creo que habrá enriquecido a Beto, de eso no tengo ninguna duda. Y especialmente todo el pequeño revuelo que ha despertado a su alrededor..

El límite extremo trae consigo unas sensaciones únicas que te devuelven por duplicado a través de los años aquello que en su día fuimos capaces de hacer. Brindo por Beto y espero no tener nunca envidia, ni temerla..

Veinte años separan estas dos fotos. Ole por Beto.

 

 

  1. El solo es algo que no entronca con el modus operandi de los escaladores de hoy. Es una actitud de vida que reinaba para aquellos que alcanzaban un equilibrio que parecía estar más allá de la preparación física. Yo hice también solo, en vías mucho más fáciles-cada uno en sus posibilidades- y encontré ese equilibrio. Cuando tu hiciste Posible Misión en Patones y el Calvo en Cuenca, lo único que pensé es en la mala suerte de no estar allí con la cámara. He fotografiado solos y hasta recuerdo el de Javier Morales en Fandango (Cahorros) en el que se atascó en el paso. Qué adrenalina. Sois el motivo por el que amo este deporte. No todo es físico.
    Un abrazo campeón

  2. cualquiera que haya escalado seriamente y sentido la esencia de lo que es escalar, comprendería el sentido (si lo tiene) de la escalada en solo. Lo demás son pajas mentales.

    saludos

  3. Ánimo a esos dos titanes!! Yo estoy pendiente de hacerla con cuerda jejeje!!! Un abrazooo!!!!

  4. enhorabuena, por saber de nuevo que sigues en el limite, marcando tu camino

Los comentarios están cerrados.